• AfectadosSantander

Muerto el turismo... A. Garzón y A. Colau felices

Por fin. Sí. Que ya no tenemos que soportar esas sudorosas e interminables colas de proletarios chinos y japoneses que nos inundan nuestro Paseo del Prado o nuestra Sagrada Familia. 

Porque la cosa ya no podía ser que estábamos hasta arriba con tanto apartamento turístico. Con tanto guiri precario que se venía a los madriles o a la Barceloneta a ponerse de todo y hasta las cejas. 

Que ya estaba bien de que coparan los bares, restaurantes, garitos y discos hasta los topes. Vamos hombre. Quiero decir...mujer. Qué agobio. Porque nosotros queremos implementar o sea turismo de calidad. Que para eso hemos creado hasta un Observatorio. Que es tan majo como absolutamente imprescindible.

Vamos que queremos turismo pero del guapo. De pijos. Y de pijas. Vale... Que ya lo ha dicho la Ada y muchas veces. Y nuestro sabio ministro de consumo. El genio Garzón que nada más llegar ha besado el santo. Valiente el tío... Que el turismo en el Estado español es precario, estacional y sin valor añadido. Puaj. Un asquito. Hombre. Quiero decir mujer...

Que ya sabes que no podemos seguir siendo un país de camareros. Y camareras. Y que por eso Iglesias esta atrayendo a esos inversores- e inversoras- con el impuesto ese que va a poner sobre los que tengan más de un kilete de euros. Y así fundar industrias a tutiplén hasta en los mismísimos Monegros. No te digo.

Y por fín librarnos de todo este turismo tan cutre, tan lumpen, que nos inunda caóticamente todos los hoteles, los negocios, los taxis, los aviones, los trenes, los autobuses...los parques de atracciones, los museos...porque aquí al final no hay quien viva. Que también habrá que conciliar la vida laboral con la familiar. Vamos digo yo. Y finiquitado en España este indeseable  invento tan franquista que sin duda era el turismo nada puede reportarnos mayor satisfacción que ver la cara de profunda felicidad que esgrimen doña Ada y nuestro admirado don Alberto. 

Que por fin respiran y que este mes además y pese a ello percibirán toda su nómina. Claro. Y con todos sus trienios y complementos. Y demás martingalas. Como tiene que ser. Una nómina como dios manda . Pública. A ver si te enteras, y no como esas sospechosas y grasientas nominillas de los camareros. Y camareras. Vamos hombre. Quiero decir mujer...

Jaime Navarro, abogado especialista en estafas bancarias @jaimenavarroabo




3 vistas

© 2019