• AfectadosSantander

¿Debe pagar indemnizaciones el Estado por la crisis del coronavirus?

Como en una maldita réplica del alcalde de la película "Tiburon", nos decían en enero y en febrero de este 2020 que esta pandemia no era importante o que no nos iba a afectar...


Estos días nos preguntan si el Estado español deberá de indemnizar a los ciudadanos españoles por la aguda crisis sanitaria que padecemos y su aparejada ruina económica. Al respecto y como ya avanzabamos en un artículo anterior, primeramente, y si tuviéramos una administración pública acorde con los principios de eficacia, celeridad y economía y que realmente defendiera los intereses de los españoles, ya hace semanas que se estaría pidiendo por nuestro gobierno y alguno de nuestros 17 gobiernos autonómicos, cuando menos, explicaciones al Estado Chino por, en esencia, no haber aislado su espacio aéreo con Europa y España durante la explosión del virus de Wuhan.  Petición de explicaciones que sí han formulado recientemente EE.UU, Alemania o Francia.

Además hay que advertir que ningún ayuntamiento, diputación, comunidad autónoma o desde luego el Gobierno del Estado, que se sepa, puede presentar a la opinión pública que formulara alguna recomendación a sus ciudadanos en los meses de enero o febrero de este 2020, a la vez que todos veíamos las más que inquietantes y dramáticas imágenes de China o Italia, recomendación o consejo sobre adoptar algún tipo de medida de protección, de distanciamiento social, mascarilla...o de, por ejemplo, un elemental cierre de vuelos con los paises afectados.

Ni en el mismo sentido a fecha de hoy tampoco consta que en esos momentos ninguna alcaldía, diputación, autonomía o Moncloa, hiciera ningún intento ni encargo de compra ni de mascarillas, ni de trajes o equipos de protección para sanitarios, o para fuerzas y cuerpos de seguridad, ni respiradores, ni test...ni nada de nada.

Siendo que por contra, y como es público y notorio, los alcaldes de todo color político, los gobiernos autonómicos y el central, todos al unísono, como en una maldita réplica del alcalde de la película "Tiburon", nos decían en enero y en febrero de este 2020, que esta pandemia no era importante o que no nos iba a afectar...y ahí están las múltiples declaraciones de los mismos: por escrito, en viva voz y en imágenes para verificar cuanto aquí decimos. 

Muchos de ellos como Bolsonaro, hablando de esta nueva y letal pandemia como de una simple y vulgar gripe o como dijo nuestra vicepresidenta autonómica, una "gripita". Y todo ello desoyendo no sólo lo que estaba pasando en China, Irán o Italia...y que estaba a la vista de todos y todos los días, sino que desatendiendo tambien a la vez a lo que expresa y oficialmente advertía la OMS y el centro europeo correspondiente de emergencias, y con reiteración. Como también consta y tantas veces por escrito. Por lo que en esos meses de enero y febrero de este fatídico año, no sólo nuestros incontables políticos no nos protegieron en absoluto frente a esta letal pandemia, y este nuevo y desconocido virus, sino que nos alentaron a acudir a carnavales, eventos falleros, fiestas patronales, encuentros deportivos, manifestaciones multitudinarias y en todo el país...y lo hicieron todos nuestros políticos, y de todos los partidos. Sin excepción alguna.

Por lo que es evidente por público y notorio, que la Administración Pública Española, y en todos sus escalones, es responsable por acción y omisión de la trágica gravedad que se está padeciendo en España por esta nueva pandemia, ya que como se advierte ninguno de sus organismos públicos, ninguno, adoptó alguna medida de protección, de precaución o de aprovisionamiento en el momento debido. Siendo que por contra, y esto es lo que especialmente agrava su responsabilidad, alentó o permitió que sus ciudadanos acudieran a todo tipo de eventos públicos multitudinarios donde se contagiaron de forma exponencial, mientras libremente entraban por nuestros puertos y aeropuertos miles de viajeros procedentes de los países ya afectados. Y que en otros países se hayan cometido las mismas negligencias por parte de sus administraciones, obviamente no libera a nuestra multitudinaria y bien nutrida clase política española de sus responsabilidades, pues de saltarte el semáforo en rojo no te libra el que otros infractores también lo hagan. Por eso: autónomos, empresarios, trabajadores, sanitarios, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, enfermos y fallecidos...en suma todos aquellos que hayan sufrido daños económicos, sociales o vitales, o sus herederos o familiares, acudan a sus abogados de confianza. 

El derecho español prevé que en casos como este hemos de ser indemnizados económicamente por la Administración Pública. Que como se ve en y en todos sus órdenes: ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas, y gobierno central, no sólo no nos ha protegido en modo alguno tempestivo y eficaz frente a la pandemia del Covid, sino que ademas nos alentó expresamente al contagio masivo y letal que se ha producido en España.

Siendo prueba irrefutable de ello que nuestro país es el primero de los 200 países del mundo, en muertos por millón de habitantes. Récord absoluto que obviamente no se puede alcanzar simplemente por azar. O por una sencilla y vulgar gripe. Como todos nuestros prebostes, sin empacho algunos nos decían.

Jaime Navarro es abogado especialista en estafas bancarias @jaimenavarroabo 



0 vistas

© 2019