• AfectadosSantander

Condena a Banco Santander por compra inicial de Valores Santander por 395.000 euros

Sentencia obtenida por el despacho de abogados Jaime Navarro que

ordena la devolución íntegra de 395.000 euros a Banco Santander.

El Juzgado de Primera Instancia no 17 de Valencia ordena la

indemnización a una cliente por la comercialización de Valores Santander

o “Producto Amarillo”.

El Juzgado de Primera Instancia no 17 de Valencia, ha condenado a Banco

Santander a la devolución de 395.000 euros inicialmente invertidos en Valores

Santander. La cliente demandante en este procedimiento realizó en el mes

septiembre de 2007 una compra de Valores Santander —también designado

como “Producto Amarillo”— y en 2012 el producto se convirtió en acciones del

banco ocasionando importantes pérdidas ya que recuperó solamente

268.012,90 euros de la inversión inicial (395.000 € - 126.987,10 €).

La cliente desconocía que se trataba de un producto financiero de alto riesgo

en que podía perder capital, ya que en realidad se trataba de un producto

financiero híbrido complejo. Los empleados, sin embargo, le aseguraron que se

trataba de una inversión sencilla y segura —incluso similar a la compra de

acciones bancarias— y que se trataba de un producto novedoso diseñado por

el banco plenamente garantizado por Banco Santander.

Sin embargo, la demandante, administradora en una empresa familiar dedicada

al envasado de alimentos no contaba con formación o experiencia vinculada al

sector financiero y no dispuso de información básica, veraz y completa sobre el

producto como dispone la normativa. Destaca la sentencia en que esta

inversión fue dirigida en todo momento por los profesionales del Banco, que

contrataron sin cumplir las exigencias mínimas y sin atender la debida y

correcta entrega efectiva obligatoria de la información precontractual y

contractual.

Ha quedado acreditado en la sentencia del Juzgado de Primera Instancia no

17 de Valencia que no se entregó el folleto preceptivo del producto ni la

necesaria información de riesgos lo que invalida la contratación tanto de la

compra inicial en 2007 como de la conversión en acciones del producto en

2012, ordenando indemnizar a la cliente por el perjuicio sufrido, así como a

recibir el interés legal y el pago a la actora de las costas procesales.


La comercialización de los Valores Santander se enmarcó en una operación

masiva de venta del producto en el año 2007 en la que Banco Santander fue

capaz de colocar en apenas nueve días hábiles un total de 7.000 millones

de euros entre 129.000 clientes de la entidad, que ocasionaron cuantiosas

pérdidas a los mismos.

El objetivo de esta venta masiva de 2007 fue captar el dinero necesario para

abordar la compra del banco holandés ABN Amro. Por esta exigencia de

captación de capital, la iniciativa de comercialización de estos Valores

Santander partió siempre del propio Banco Santander y se realizó en tiempo

récord. El criterio general de venta al seleccionar a los posibles compradores

fue indiscriminado puesto que se realizó al máximo número de clientes de la

entidad para satisfacer los objetivos de esta importante captación de dinero

necesaria para realizar la operación de compra del banco holandés. El

producto tenía además la característica específica de que necesariamente

acabaría transformándose en acciones del propio Banco Santander en el año

2012

El abogado Jaime Navarro letrado director de este caso ha remarcado que “los

inversores en Valores Santander se encuentran en plazo legal para poder

recuperar su dinero perdido y, como se aprecia en este caso, la justicia es muy

exigente con los deberes de información de los bancos y está dando la razón a

los clientes en esta comercialización abusiva de Valores Santander”.

El Juzgado de Primera Instancia no 17 de Valencia, que analiza la

jurisprudencia propia de la Audiencia Provincial de Valencia específica en

Valores Santander, determina que en un producto complejo como este la

obligación de la información veraz y adecuada corresponde siempre a la

entidad bancaria que está obligada a manejarse con la máxima trasparencia y

diligencia respecto a sus clientes, condenando a la entidad por

responsabilidad contractual de la entidad, anulando asimismo la automática

conversión de los Valores Santander en acciones que se realizó en el año

2012.

0 vistas

© 2019